Félix González Torres y su amor por un hombre.

Image

Un amigo cercano me introdujo por primera vez al trabajo de Félix González-Torres, e inevitablemente su obra se quedó conmigo. Pocas veces un artista se refugia en mi cabeza tan permanentemente, regresando de vez en vez a dejarme una sensación de admiración profunda mezclada con melancolía.

El trabajo de González-Torres habla prácticamente de tres temas: muerte, amor y luto. Puede sonar banal y su obra puede parecer casi improvisada, pero el discurso impecable y conmovedor detrás es lo que le da la fuerza para seguir impactando generaciones.

felix2

Félix González-Torres nace en Cuba en 1957 y se muda de país en país, hasta instalarse finalmente en Puerto Rico, donde estudia arte en la universidad. Ahí consigue una beca para irse a Nueva York y en esa ciudad es donde consolidará su carrera, cosechando éxitos importantes en el mundo del arte.

felix3

La homosexualidad abierta de González-Torres jugaría un papel importante en su producción, aunque, como él mismo dijo en una entrevista, su arte no es arte gay, sino que es arte que habla del amor por un hombre. Se refiere particularmente a la historia de amor de ocho años que vivió con su compañero Ross Laycock, quién murió de SIDA cinco años antes que el artista.

felix4

Ese suceso incide fuertemente en la producción artística de González-Torres, quién siempre consideró que el público para el que hacía arte era exclusivamente Laycock. Durante el año de su muerte, 1991, González-Torres crea una serie de obras para homenajear a su pareja y trabajar su luto.

Una de las más conocidas es “Untitled” (Portrait of Ross in L.A.), en el que una montaña de caramelos envueltos en celofán de distintos colores es libremente colocada en el espacio donde se expone.

felix5

González-Torres sugiere que la cantidad de caramelos expuestos pese exactamente 175 libras, que era el peso de Ross. Cuando el público toma caramelos y hace disminuir el tamaño de la obra puede ser equiparado a la pérdida de peso y al sufrimiento que vivió Ross antes de morir; como si desapareciera. El espacio expositor se compromete a renovar los 175 libras de caramelos en cuanto se terminen, como dándole vida perpetua. Asimismo, la acción de cada espectador al ingerir el dulce es comparable con el acto católico de la comunión, en el que se recibe el cuerpo de Cristo. Quizá González-Torres buscaba reproducir la esencia de Ross a través de cada espectador.

felix6

“Untitled” (Perfect Lovers) es otra obra suya del mismo año que reflexiona sobre la enfermedad y el luto. El artista expone dos relojes de cocina idénticos, sincronizados exactamente a la misma, uno junto al otro. Los dos relojes marcan los segundos al compás, día tras día. Pero con el tiempo, poco a poco, empiezan a perder sincronía, hasta que el tiempo entre ellos crece y los separa cada vez más.

felix7

El mismo año, y como homenaje a Ross, Félix expone veinticuatro espectaculares en las calles de Nueva York que contienen la misma imagen: una fotografía de una cama deshecha y con la impresión de dos cuerpos que estuvieron recientemente ahí.  El número de carteles corresponde con la fecha de la muerte de su compañero y no van acompañados ni de firma ni de didascalía. La ausencia de los cuerpos refleja el duelo por la pérdida, pero también se traduce en una declaración política y social para el ambiente de la época: “esconder” un cuerpo homosexual que padeció SIDA y que ha dejado su huella no deja de ser controversial.

felix9 felix8

En 2010 se realizó una retrospectiva de la obra de González-Torres en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo del Distrito Federal, curada por Sonia Becce. Para los que se la perdieron, próximamente podrán ver algo de su obra en la exposición panorámica / paisajes, 2013-1969 que inaugura estos días en el Palacio de Bellas Artes.

felix10

Este artículo fue originalmente publicado en Cultura Colectiva en mayo del 2013.

Anuncios

Occupy Design

Como en todos los movimientos sociales importantes llevados a cabos por jóvenes, el diseño juega una parte primordial de la difusión. Recientemente The Guardian publicó una galería de imágenes del movimiento Occupy alrededor del mundo.

Mis favoritos son estos:

Martes de Artes: JR

Sí, es un nombre raro para un artista; más bien parece el nombre de un rapero de los años ochenta. JR es un artista parisino que empezó graffiteando las calles y techos de París. Un día se encuentra una cámara de fotos en el metro y empieza a tomar fotos de sus amigos pintando en las calles, y decide pegarlas a las paredes. A partir de ahí su arte lo lleva por todo el mundo, tomando retratos de la gente y pegándolos en sus barrios. Los retratos de JR tienen un mensaje profundamente social pero sin resultar pesado.

Les dejo un video suyo que explica mejor su obra. Al inicio parece un artista petulante, pero les aseguro que los conquistará. Pueden ponerle subtítulos al video con los botones de abajo.

8 Millimetres : Women Are Heroes, Kibera Slum - Kenya. Enero 2009

28 Millimetres : Face2Face en acción en el muro de seguridad de Jerusalén. Marzo 2007.

28 Millimeters : Women are Heroes, Monrovia (Liberia). Otis, en frente de su retrato pegado en la pared del Hospital Highland.

28 Millimeters : Women Are Heroes. Acción en Jaipur, India. Marzo 2009. El artista pegó papeles aparentemente blancos pintados solamente con adhesivo transparente, de modo que el polvo de la calle "dibujara" sobre él.

JR también tiene un proyecto interesante llamado InsideOut, donde todos pueden participar y pegar retratos en ciudades distintas del mundo. ¡Dénse una vuelta!