Félix González Torres y su amor por un hombre.

Image

Un amigo cercano me introdujo por primera vez al trabajo de Félix González-Torres, e inevitablemente su obra se quedó conmigo. Pocas veces un artista se refugia en mi cabeza tan permanentemente, regresando de vez en vez a dejarme una sensación de admiración profunda mezclada con melancolía.

El trabajo de González-Torres habla prácticamente de tres temas: muerte, amor y luto. Puede sonar banal y su obra puede parecer casi improvisada, pero el discurso impecable y conmovedor detrás es lo que le da la fuerza para seguir impactando generaciones.

felix2

Félix González-Torres nace en Cuba en 1957 y se muda de país en país, hasta instalarse finalmente en Puerto Rico, donde estudia arte en la universidad. Ahí consigue una beca para irse a Nueva York y en esa ciudad es donde consolidará su carrera, cosechando éxitos importantes en el mundo del arte.

felix3

La homosexualidad abierta de González-Torres jugaría un papel importante en su producción, aunque, como él mismo dijo en una entrevista, su arte no es arte gay, sino que es arte que habla del amor por un hombre. Se refiere particularmente a la historia de amor de ocho años que vivió con su compañero Ross Laycock, quién murió de SIDA cinco años antes que el artista.

felix4

Ese suceso incide fuertemente en la producción artística de González-Torres, quién siempre consideró que el público para el que hacía arte era exclusivamente Laycock. Durante el año de su muerte, 1991, González-Torres crea una serie de obras para homenajear a su pareja y trabajar su luto.

Una de las más conocidas es “Untitled” (Portrait of Ross in L.A.), en el que una montaña de caramelos envueltos en celofán de distintos colores es libremente colocada en el espacio donde se expone.

felix5

González-Torres sugiere que la cantidad de caramelos expuestos pese exactamente 175 libras, que era el peso de Ross. Cuando el público toma caramelos y hace disminuir el tamaño de la obra puede ser equiparado a la pérdida de peso y al sufrimiento que vivió Ross antes de morir; como si desapareciera. El espacio expositor se compromete a renovar los 175 libras de caramelos en cuanto se terminen, como dándole vida perpetua. Asimismo, la acción de cada espectador al ingerir el dulce es comparable con el acto católico de la comunión, en el que se recibe el cuerpo de Cristo. Quizá González-Torres buscaba reproducir la esencia de Ross a través de cada espectador.

felix6

“Untitled” (Perfect Lovers) es otra obra suya del mismo año que reflexiona sobre la enfermedad y el luto. El artista expone dos relojes de cocina idénticos, sincronizados exactamente a la misma, uno junto al otro. Los dos relojes marcan los segundos al compás, día tras día. Pero con el tiempo, poco a poco, empiezan a perder sincronía, hasta que el tiempo entre ellos crece y los separa cada vez más.

felix7

El mismo año, y como homenaje a Ross, Félix expone veinticuatro espectaculares en las calles de Nueva York que contienen la misma imagen: una fotografía de una cama deshecha y con la impresión de dos cuerpos que estuvieron recientemente ahí.  El número de carteles corresponde con la fecha de la muerte de su compañero y no van acompañados ni de firma ni de didascalía. La ausencia de los cuerpos refleja el duelo por la pérdida, pero también se traduce en una declaración política y social para el ambiente de la época: “esconder” un cuerpo homosexual que padeció SIDA y que ha dejado su huella no deja de ser controversial.

felix9 felix8

En 2010 se realizó una retrospectiva de la obra de González-Torres en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo del Distrito Federal, curada por Sonia Becce. Para los que se la perdieron, próximamente podrán ver algo de su obra en la exposición panorámica / paisajes, 2013-1969 que inaugura estos días en el Palacio de Bellas Artes.

felix10

Este artículo fue originalmente publicado en Cultura Colectiva en mayo del 2013.

Anuncios

Ariel Guzik en el Pabellón de México de la 55ª Bienal de Arte de Venecia

GuzikRecientemente, y después de mucha polémica, fue anunciado el proyecto artístico que representará a México en la 55ª Bienal de Arte de Venecia. El artista seleccionado fue Ariel Guzik, que presentará su obra Cordiox en la iglesia de San Lorenzo, bajo la curaduría de Itala Schmelz (directora de la Sala de Arte Público Siqueiros del 2001 al 2007 y del Museo Carrillo Gil del 2007 al 2011, entre otras cosas).

Podemos decir que Guzik es…(este post continúa aquí)

Nota para mis lectores: Desde marzo estoy colaborando con Cultura Colectiva cada quince días, así que también allá podrán encontrar mis artículos. De todos modos Antena seguirá viva.

Catástrofes en el arte.

Continuando la serie de arte apocalíptico (ya sé: muy de acuerdo a la época navideña), los dejo con una serie de imágenes de desastres: avalanchas, inundaciones, terremotos y demás.

Image

Robert Polidori, Marigny Street, New Orleans, Louisiana, 2005. After the Flood series. Photograph.

Robert Polidori es un fotógrafo canadiense famoso -y criticado- por sus fotografías de arquitectura y desastres. La más conocida es la serie After the Flood, sobre las casas dañadas por el huracán Katrina.

Image

Virginia Colwell, Avalanche No. 3 (detalle), 2007; repujado de puntos Braille y lápiz sobre papel de algodón, 52 x 74 cm.

Pasando a un resultado estético más delicado, Virginia Colwell se refiere a su serie Avalanche como “un medio para explorar la estética del sublime a través de un tema como las avalanchas”.

Image

Klara Kristalova,
The Catastrophe,
cerámica.

Las esculturas de porcelana de Klara Kristalova hablan por sí mismas.

Image

Carlos Amorales,
Vertical Earthquake,2010,
regla metálica y dibujo en lápiz sobre pared,
300 x 300 cm.

Vertical Earthquake no es mi trabajo favorito de Carlos Amorales (México, 1970), pero se adecuaba perfectamente a este post, representando el terremoto que azotó la Ciudad de México en 1985.

I ❤ DF

En estos días donde se recibe de vuelta a nuestros muertos me inunda la nostalgia por mi ciudad, por lo cual le haré un pequeño homenaje con este video.

Ciudad de México, conocida en México como el DF (Distrito Federal) es una ciudad rara, cosmopolita y hermosa que se carga la terrible fama que se hizo en los años ochentas y que para nada refleja su condición actual.

Llena de árboles, cultura y una mezcla rara entre folclor y tecnología, el DF es un oasis de tolerancia y liberalismo que se ve poco en el resto del país. Este video documental, realizado por Luis Mandoki y Mariana Rodríguez, ilustra un día entero en la ciudad, desde la apertura de sus mercados y escuelas hasta las bebidas y música de su vida nocturna.

“Ciudad de México – Capital en Movimiento”
Una Producción del fondo mixto de Promoción Turística de la Ciudad de México
Producido por Azotea Post
Co Dirección: Luis Mandoki, Mariana RodríGuez
Co Fotografía: Alberto Anaya, Esteban Arrangoiz
Fotografía Adicional: Adolfo Davila
Co Edición: Mariana RodríGuez, Yoame Escamilla
Música: Alejandro Castaños

50 People, One Question (Chicago & México)

Este video les hará sonreir.

A 50 habitantes de la ciudad de Chicago se les pregunta cuál es su recuerdo favorito.

El mío es despertar hace dos años en una cabaña de una playa al lado de mi ahora esposo, con el ruido de las palmeras agitándose y ese sentimiento de que todo está bien en el mundo.

El video es de Brand Nua y lo encontrè en Colossal.

También hay una versión hecha en México que me parece muy divertida y bien hecha:

Espero haberles hecho pensar en su recuerdo favorito y su mejor momento de la semana.